martes, 26 de marzo de 2013

Mar de los Muertos




 Clau caminaba al lado de Damon; junto a Diego, viajaban por el mundo de los mortales, llevaban su perfección más allá de los límites permitidos a ellos. Era peligroso estar allí, lejos de su tierra. Pero a ellos no les importaba.
Cuando llegaron a la
orilla del Mar de los Muertos, algo dentro de ellos se estremeció. Mar los contactó. Uno de los de su especie, Ángel, había robado algo preciado para él y ellos debían recuperarlo.
Se negaron, no irían en contra de uno de los suyos, pero en un rápido movimiento, Mar se apoderó de Clau, llevándola lejos, a las profundidades del mar. Solamente la vuelta de Lilith haría que él devolviera a Clau.
Damon y Diego recorrieron las más lejanas y extrañas tierras buscando a Lilith y Ángel, para recuperar a su amiga y amor secreto de ambos.
Mientras tanto, Clau, prisionera de Mar, conocía una nueva faceta de ese ser, que a simple vista parecería un ser despiadado y orgulloso, conocía al ser que la protegía y cuidaba con esmero y dedicación.
¿Qué pasaría una vez que Lilith volviera? ¿Querría Clau volver con sus entrañables amigos? ¿Dejaría al único ser del que ella se había enamorado? ¿Él, dejaría de amar alguna vez a Lilith? ¿O era solo un capricho por su orgullo herido? 




FREYA ASGARD

lunes, 25 de marzo de 2013

Angel Caído




Ángel Caído



 Ella se sintió empequeñecida, el ángel, su ángel, la llamaba desde la altura, para escapar juntos.
No podía ser de otro modo, después de tanto tiempo y de tantos escollos, estar con su ángel era lo único que quería. Ella abrió los brazos, pero antes de subir, Mar, celoso del amor de ambos, intentó detenerla, retenerla, formando con las olas una prisión poderosa. Ángel y Mar luchaban por la bella mujer que amaban. Lilith no sabía qué hacer, cómo llegar a su ángel para ir con él a descubrir nuevos y hermosos mundos.
El amor fue más fuerte y Lilith, con ayuda de su Ángel, subió a las alturas, dejándose llevar. Lo que él quisiera de ella, se lo daría. La envolvió con sus alas.
Mar enfurecido y embravecido no podía competir con Ángel. Se vengaría, claro que lo haría, un día, ambos pagarían el daño que le causaron.
Lilith, envuelta en el corazón de alas blancas de su Ángel, recordó cómo llegó hasta este punto, a dejar su mundo de sirenas para entregar su cuerpo y alma a un ser de aire, tan distinto a ella y tan igual. El amor los hacía uno. Una unión eterna que nadie podría romper.
Esa relación, que empezó con solo una visita a la superficie, en noche de luna llena, escapando de Mar, su dueño y captor, dejaría a Lilith anhelante de una nueva vida, fuera del océano, con aquel ser mágico de bello rostro y hermosa mirada, recorriendo extraños horizontes y nuevos mundos, hasta ahora negados para ella. Por ello es que ahora, libre de las ataduras de Mar, dejaba que su mente divagara en los recuerdos…






 Mar de los Muertos




Clau caminaba al lado de Damon;  junto a Diego, viajaban por el mundo de los mortales, llevaban su perfección más allá de los límites permitidos a ellos. Era peligroso estar allí, lejos de su tierra. Pero a ellos no les importaba.
Cuando llegaron a la orilla del Mar de los Muertos, algo dentro de ellos se estremeció. Mar los contactó. Uno de los de su especie, Ángel, había robado algo preciado para él y ellos debían recuperarlo.
Se negaron, no irían en contra de uno de los suyos, pero en un rápido movimiento, Mar se apoderó de Clau, llevándola lejos, a las profundidades del  mar. Solamente la vuelta de Lilith haría que él devolviera a Clau.
Damon y Diego recorrieron las más lejanas y extrañas tierras buscando a Lilith y Ángel, para recuperar a su amiga y amor secreto de ambos.
 Mientras tanto, Clau, prisionera de Mar, conocía una nueva faceta de ese ser, que a simple vista parecería un ser despiadado y orgulloso, conocía al ser que la protegía y cuidaba con esmero y dedicación.
¿Qué pasaría una vez que Lilith volviera? ¿Querría Clau volver con sus entrañables amigos? ¿Dejaría al único ser del que ella se había enamorado? ¿Él, dejaría de amar alguna vez a Lilith? ¿O sería solo un capricho por el orgullo herido? 





Luna Eterna



Lilith y Clau se enfrentan a un duelo mortal, Clau no dejará que le arrebaten lo que con tanto esfuerzo ha ganado: un lugar en el corazón de Mar, mientras que Lilith sólo quiere volver con su Ángel. 
Diego y Damon enfrentarán a Mar, unidos, para vencer al que les quitó lo más preciado, su amiga del alma y amor secreto, sin saber que ella no quiere ser rescatada y que es Lilith la que quiere escapar. 
Ángel se enfrentará a Mar para liberar a Lilith. 
La pelea final, el duelo mortal. ¿Quién vivirá y quien morirá? ¿Quién se llevará el premio del amor correspondido? Una guerra de todos contra todos, sin bandas, sin planes, sin destino.
Todo se complica, uno de ellos fue herido de muerte y otra está esperando un hijo...

La Luna se hace parte de esta batalla, La Luna se hace mujer para  defender lo suyo, no dejará que muera, ¿podrá impedirlo? Dos caminos y con uno de ellos la Luna obtendrá lo que tanto quiso y deseó: un hijo.
Ya nada importa, su meta está a punto de cumplirse, un hijo y es de "él"... Para ello deberá matar a la mujer y si lo hace lo pierde a él... Si no lo hace, no podrá tener a ese niño y... ¿Qué camino tomará? De su decisión depende la paz y tranquilidad del mundo de los mortales... ¿Será todo destruido por el capricho de mujer o la Luna Eterna seguirá brillando en el cielo para siempre, como deber ser?